InicioColitis isquémicaColitis isquémica en España (estudio CIE)Protocolo

1. La colitis isquémica es la forma más frecuente de isquemia intestinal (70%)(1) y comprende un amplio abanico de formas clínico-evolutivas. Éstas incluyen casos de colopatía reversible (30-40%), colitis transitoria (15-20%), colitis ulcerativa crónica (20-25%), estenosis (10-15%), gangrena (15-20%) y colitis fulminante universal (< 5%). Estos datos proceden de información obtenida de la literatura anglosajona (2). En nuestro país carecemos de información prospectiva.

2. Aunque la incidencia de colitis isquémica se estima en una de cada 100 colonoscopias (datos contrastados en nuestro medio)(3,4), la verdadera prevalencia de esta enfermedad se desconoce. Muchos casos de daño isquémico transitorio o reversible, con toda probabilidad, pasan inadvertidos. Ello puede ser debido, bien a que la enfermedad se resuelve antes de recibir atención médica, o a que los procedimientos diagnósticos no se realizan con la premura suficiente para establecer el diagnóstico. En no pocas ocasiones, el diagnóstico no llega siquiera a plantearse. De hecho, no es infrecuente que algunos casos sean diagnosticados de forma equívoca como colitis de naturaleza infecciosa o como enfermedad inflamatoria intestinal (3).

3. La historia natural de la colitis isquémica es pobremente conocida. Datos obtenidos de un estudio retrospectivo llevado a cabo en nuestro medio indican que el índice de sospecha clínica en el área de urgencias es extremadamente bajo. De hecho, al analizar el grado de concordancia entre el diagnóstico emitido en el momento del ingreso y al alta hospitalaria, éste solo alcanzó el 8.1% (4).

4. Todo ello obedece, en gran medida, a la heterogeneidad en el modo de presentación clínica de esta entidad, donde se imbrincan tres grandes síndromes: el dolor abdominal agudo, la diarrea aguda y la rectorragia. Esta diversidad en el modo de presentación justifica que los pacientes sean ingresados en distintos servicios hospitalarios, en función del patrón clínico dominante en el momento de su presentación. Los pacientes que debutan con un cuadro de peritonitis (< 10%)(4) son ingresados en Servicios quirúrgicos; aquellos en los que se constata la tríada dolor abdominal, urgencia defecatoria y rectorragia (> 60%)(4), suelen ser ingresados en Servicios de Gastroenterología. Finalmente, un subgrupo de pacientes que debutan con diarrea aguda con o sin sangre en las heces ingresan en un Servicio de Medicina Interna, al estimar que su origen pueda relacionarse con una etiología de naturaleza infecciosa (3).

5. Esta dispersión en la ubicación de los pacientes hace difícil el conocimiento de la historia natural de la colitis isquémica en cualquier país y justifica la necesidad de un esfuerzo de coordinación si se desea obtener información prospectiva, fiable y reproducible. Finalmente, la escasa incidencia de colitis isquémica, estimada en 10-15 casos/100.000 habitantes/año (4) obliga a evaluar este aspecto en el contexto de un estudio multicéntrico, si se desea obtener una muestra suficientemente representativa.